sábado, 14 de enero de 2012

Otra entrevista

He estado investigando un poco y he encontrado esta entrevista. El artículo está sacado de alasdepapel.com Pongo el nombre para conservar los derechos de autor. ¡Espero que os guste!





Pregunta: ¿Qué te inspiró para escribir Temblor?

Respuesta: Me gustaría decir que mi inspiración surgió de una creencia abrumadora en el amor verdadero, pero esta es mi auténtica confesión: escribí Temblor porque me gusta hacer llorar a la gente. Había acabado de leer por segunda vez The Time Traveler's Wife, de Audrey Niffenegger, y lloré por  segunda vez. Ahora es cuando debería decir que no suelo llorar con los libros, de hecho soy algo así como una no-lloradora en serie. Si buscáis schadenfreude (alegría del mal ajeno) en Wikipedia, saldrá una foto mía sonriendo. Por lo tanto, el hecho de que este libro me haya hecho llorar no una vez sino dos, y no solo llorar sino deambular por la casa pasando por las siete fases del dolor, me inspiró el deseo de hacerle lo mismo a otras personas. De modo que con Temblor quise escribir un libro que haría que echaran un vistazo a su habitación y después se les corriera el rímel, tras lo cual levantarían el puño al cielo y me maldicerían.


P: ¿Has sentido desde siempre una fascinación por los lobos?

R: No, pero siempre he estado loca por los animales. Cuando era una niña me pasaba horas y horas viendo los documentales sobre animales en el National Geographic. Y si algun vez mis padres querían que me fuera de casa, lo único que tenían que hacer era decirme que había animales en el bosque y que podía ir a verlos. Fue bonito escribir un libro que tuviera una conexión tan grande con la naturaleza.



P: Eres madre de dos niños. ¿Te ha cambiado como artista el ser madre?

R: No, ser madre no me ha cambiado como artista. No cambia mi temática, pero sí que me quita mucho tiempo. Antes garabateaba y dibujaba todo el rato, mientras que ahora solo puedo hacerlo en mis ratos libres. Pero una de las cosas más gratificantes que tiene ser madre es que desde el principio he podido enseñar a mis hijos arte, música y cómo escribir. Mi hija ya ha empezado a leer, lo que es divertido, y es increíble con el lápiz, por lo que tengo muchas ganas de ver lo que acaba haciendo.


P: ¿Qué escritores te han inspirado?

R: Me han inspirado muchos escritores a lo largo de los años. De niña siempre tenía la nariz metida en algún libro, e incluso ahora siempre tengo un libro en las manos. Pero tengo que decir que si tuviera que elegir alguno, me quedaría con Diana Wynne Jones, porque me encanta que escriba fantasía divertida. Es serio, la trama es seria, pero sus personajes se dan cuenta de lo divertidas que son las situaciones en las que están y lo comentan. Me encanta Susan Cooper porque es muy buena a la hora de crear la atmósfera. También me me gusta el uso de la voz de M. T. Anderson, es fantástico. Y además Jane Yolen es como un clásico para todos los escritores de fantasía, hace un trabajo genial a la hora de poner cuentos populares en sus historias. Hay un montón de libros de adultos que también me gustan mucho. Obviamente adoro The Time Traveler's Wife, y hace poco leí Crow Lake, Year of Wonders y La vida secreta de las abejas y me encantaron.



P: Eres pintora, música y escritora. ¿Qué llegó antes, la escritura, la música o el arte?
R: Empecé a trabajar como pintora unos dos años después de terminar la universidad. Cuando me gradué fui directa a trabajar para un contratista federal. Era un trabajo de oficina y se portaron genial conmigo; me querían y era como su mascota, pero yo no podía soportar trabajar en una oficina: lo odiaba. Por lo tanto, un día fui y dije: "Lo siento, este es mi aviso con dos semanas de adelanto, dejo esto para ser pintora". Por supuesto antes de eso no había trabajado como pintora, y creo que tampoco era demasiado buena, pero decidí que era el camino correcto. Mi jefe me miró y dijo: "Bueno, Maggie, cuando quieras recuperar tu trabajo, cuando no puedas subsistir, estaré aquí para ti". Y ¿sabéis?, pude subsistir ese primer año sin mirar nunca atrás, y jamás volveré a tener un trabajo en un cubículo.



P: ¿Trabajar en una de esas tres cosas afecta a las demás?

R: Cuando era una adolescente pensaba que tendría que elegir entre escribir, la música o el arte, pero resultó que aunque sea un juego difícil puedo hacer las tres cosas. Por ejemplo, cuando escribí Temblor hice también mis propios fan arts, dibujé muchos lobos y además escribí una pieza instrumental para la novela. Me gusta pensar que es como el poema del ciego y el elefante... ¿alguien lo recuerda? Hay un montón de ciegos que tienen distintos trozos de un elefante y tratan de averiguar qué animal es. Al final llegan a la conclusión de que es un elefante. Creo que escribir, la música y el arte funcionan igual para mí, y los tres describen distintos lados del mismo animal.


P: Dado que el arte es tan importante para ti, ¿qué vistas y sonidos te rodean cuando escribes? ¿Escuchas música? ¿Qué escuchabas mientras escribías Temblor?



R: Definitivamente tengo que escuchar música mientras escribo: no me puedo concentrar si no hay música que me mantenga centrada. Si no es así lo único que hago cuando me siento frente al ordenador es pensar que tengo que poner la lavadora, sacar a pasear a los perros, o ir a comer algo de la masa de galletas que acabo de hacer. Por eso, para mantener el trasero pegado a la silla, escucho música. Y no puede ser cualquier música, sino una banda sonora que haya elegido mientras planeaba la historia y que tenga algo que ver con el tono que quiero darle al libro. Con Temblor, cuando planeaba la historia la primera canción que realmente inspiraba el tono del libro era The Ocean, de The Bravery. Es una canción increíblemente triste, con una letra agridulce sobre perder a tu amante. También escuchaba recopilatorios que tenían canciones de Snow Patrol, Joshua Radin, y unos cuantos cantautores acústicos.

P: ¿En qué estás trabajando ahora?

R: De momento estoy trabajando en la secuela de Temblor, Linger, pero no te puedo decir nada sobre ella porque estropearía el final de Temblor. También estoy trabajando en un proyecto aparte, que se da un aire a Temblor en el sentido de que es una historia de amor con un toque paranormal. Creo que a quienes les haya gustado Temblor les gustará este también.


P: ¿Qué crees que es lo mejor de escribir literatura juvenil?

R: Una de las cosas que más me gusta es poder explorar las relaciones existentes entre los adolescentes y sus padres. Estoy convencida de que los adolescentes son un productor de sus padres, y puedes acabar siendo igual que ellos o hacer la decisión consciente de no parecerte en absoluto. Por eso con Sam quise mostrar por qué era sensible y creativo, de modo que mostré a sus padres adoptivos, Beck y la manada, y todos eran muy creativos y le apoyan mucho, por lo que él crece en medio de esa relación que lo convierte en lo que es. Grace, por otro lado, es muy independiente, y no es suficiente decir que lo es, sino que tienes que mostrar por qué lo es. Cuando ves a sus padres te das cuenta de que están muy ausentes, por lo que básicamente se ha tenido que criar a sí misma.

8 comentarios:

  1. Muy interesante, por cierto por fin me he hecho con Temblor, estoy impaciente por empezarlo porque el principio me ha dejado :O
    Ya te contaré. Un beso y gracias :)

    ResponderEliminar
  2. Por favor: ¡dime que te parece en cuanto te lo leas!
    Espero sinceramente que te guste.
    Un gran abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Ya me había pasado antes pero como no he leído ni el primero de estos libros pues no se me ocurría que comentar. Pero bueno, ya lo leer algún día (cuando tenga dinero)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. :) No te preocupes y gracias por pasarte

    ResponderEliminar
  5. Holas, ya te sigo, me sigues?
    Mis blogs son;:
    www.elrinconcitodelectura.blogspot.com
    y
    www.mundosdenube.blogspot.com
    Besos.
    Lectora.

    ResponderEliminar
  6. Gracias! Enseguida veo tus blogs y te sigo

    ResponderEliminar