domingo, 29 de enero de 2012

Elección

He escrito una pequeña historia por consejo de una seguidora. Espero que os guste ya que es la primera vez que escribo un relato.

***

He cometido muchos errores en mi vida, como imitar a los demás o querer cambiar mi forma de ser. Pero jamás me arrepentiré de haber elegido lo que elegí.

Nunca he sido una chica muy popular. Tampoco he tenido demasiados amigos. Mis padres estaban desesperados. No sabían como hacerme feliz. Siempre actuaba como si el resto del mundo no me importara. Eso sí, jamás he dejado de amar a los lobos. Sus costumbres, su aspecto, su forma de vivir... Todo eso me inspira de ellos.

Este verano me habían aceptado en la reserva lobuna en Water View, un pequeño pueblo al norte de Inglaterra. Solo aceptan a 10 personas al año: 5 chicos y 5 chicas.

Allí le conocí.

Mi madre había pedido el día libre en la oficina para poder ir conmigo al campamento. No lo aparentaba pero estaba absolutamente encantada de poder desconectar de la vida en general. Una vez llegamos le vi. Estaba sentado en el morro de una furgoneta que parecía ser suya. Tenía aspecto de niño rico y sin embargo sus ojos mostraban sinceridad e inocencia.

Salí del coche, cogí mi equipaje y me despedí. Aquello no había echo más que empezar.

Enseguida que perdí de vista a mi madre, me acerqué a él y le saludé con una sonrisa tímida.

-Hola- dije con la certeza de que pasaría de mí.
-Hola...¿te conozco?- respondió, para mi sorpresa.
-No, pero como no conozco a nadie aquí había pensado...
- Me llamo Adam. Yo tampoco conzco a nadie. ¿Tú cómo te llamas?
- Eire. Lo sé, es raro.
-A mí me gusta.

En ese momento me sonrojé. Millones de cosas se paseaban en mi cabeza y no quería admitir la realidad. Me estaba empezando a gustar. Nunca antes me había enamorado aunque sabía perfectamente lo que se sentía.

- Creo que tenemos que ir allí- dijo de repente.
- Sí, yo también lo creo.
-Te ayudo con la maleta.
-No hace falta. Vamos antes de que nos digan nada.

Nos acercamos a la multitud. Un tipo ancho y tranquilo estaba dando un discurso de bienvenida. Yo me distraí. A lo lejos vi varios lobos jugueteando entre ellos. Aquellos días tendría la oportunidad de convivir con ellos.

Sin darme cuenta mi mano tocó la de Adam pero el no la apartó, sino que la agarró. Desvió la mirada hacia mis ojos y me retiró un mechon de pelo de la cara. Como si nada volvió a mirar en dirección al director del refugio. Me sentía mejor que nunca y no podía concentrarme. Estaba claro: estaba enamorada.

En el trancurso del día no ocurrió nada interesante. Dormía en la cabaña con las chicas más raras que he conocido en mi vida. Sin embargo no me parece muy importante hablar de ellas, ya que tampoco las conocí demasiado.

Por la noche fuimos a cenar. Me senté en una mesa apartada. Para mi agrado, Adam no se pensó dos veces el sentarse a mi lado.

- ¿Qué tal chica solitaria?
- Bien.
- Tengo que hablar contigo, fuera.

Nos escaqueamos con cuidado. Salimos fuera y nos sentamos en un saliente de ladrillos.

- ¿Qué pasa? Estaba comiendo y si te digo la verdad tengo hambre.
- Me gustas. No sé por que, pero es así. Eres la única chica que cuando me he acercado no ha intendado ligar conmigo. Creo que eres sincera y por eso voy a hacer algo de lo que espero no arrepentirme.

Me besó. Lo hizo con cuidado por si me quería alejar, y por supuesto, no me aparté. Sus labios eran suaves y temblaban por el frío de la noche.

- No te has apartado.
- También me gustas y yo tampoco sé por qué, aunque supongo que es por tus ojos.
- ¿Mis ojos?
- Puedo saber cómo es una persona a través de sus ojos. He investigado sobre el tema.
- Eres rara. Me gusta. Eire, ¿querrías...?
- ¿Salir contigo? Sí, pero a cambio de una cosa.
- Lo que sea.
- Otro beso.

Y así estuvimos durante varios segundos. Vovimos al comedor e hicimos como si nada.

Al día siguiente me desperté con mucha energía. Me vestí con rapidez y salí de camino a la reunión de cada mañana. En el edificio principal esperaba el director. Fuera estaba Adam, esperándome. Fui a su encuentro, le agarré la mano y nos dirigimos juntos al interior.

- Queridos refuguiados. Hoy tenéis que hacer una gran elección: vivir con un lobo, pero estar sin vuestros compañeros durante estos días o ver a los lobos de lejos y seguir con vuestros compañeros. Sandra os repartirá unas hojas para que respondáis, Acto seguido, meted la hoja en la urna. Partiendo de vuestra elección os haremos el horario d actividades.

Aquello me dejó helada. Quería estar con Adam, pero había ido allí a estar con los lobos. Miré a Adam y notó mi angustia.

- Por favor quédate conmigo. Puede que suene egoísta pero necesito estar contigo, aunque si eliges a los lobos no te lo impediré. Si viniste aquí fue por algo.
- Me quedo contigo.

 En ese momento me besó y le dio igual que nos vieran. En los días restantes nos dio tiempo a conocernos muy bien, ya que fuimos los únicos que eligieron quedarse.

No me arrepiento de esa elección. Ahora, seis años después, tengo 24 años y estoy casada con Adam. Soy escritora y mis relatos tratan de lobos. Tengo todo en mi vida y por eso hice una gran elección.

sábado, 14 de enero de 2012

Otra entrevista

He estado investigando un poco y he encontrado esta entrevista. El artículo está sacado de alasdepapel.com Pongo el nombre para conservar los derechos de autor. ¡Espero que os guste!





Pregunta: ¿Qué te inspiró para escribir Temblor?

Respuesta: Me gustaría decir que mi inspiración surgió de una creencia abrumadora en el amor verdadero, pero esta es mi auténtica confesión: escribí Temblor porque me gusta hacer llorar a la gente. Había acabado de leer por segunda vez The Time Traveler's Wife, de Audrey Niffenegger, y lloré por  segunda vez. Ahora es cuando debería decir que no suelo llorar con los libros, de hecho soy algo así como una no-lloradora en serie. Si buscáis schadenfreude (alegría del mal ajeno) en Wikipedia, saldrá una foto mía sonriendo. Por lo tanto, el hecho de que este libro me haya hecho llorar no una vez sino dos, y no solo llorar sino deambular por la casa pasando por las siete fases del dolor, me inspiró el deseo de hacerle lo mismo a otras personas. De modo que con Temblor quise escribir un libro que haría que echaran un vistazo a su habitación y después se les corriera el rímel, tras lo cual levantarían el puño al cielo y me maldicerían.


P: ¿Has sentido desde siempre una fascinación por los lobos?

R: No, pero siempre he estado loca por los animales. Cuando era una niña me pasaba horas y horas viendo los documentales sobre animales en el National Geographic. Y si algun vez mis padres querían que me fuera de casa, lo único que tenían que hacer era decirme que había animales en el bosque y que podía ir a verlos. Fue bonito escribir un libro que tuviera una conexión tan grande con la naturaleza.



P: Eres madre de dos niños. ¿Te ha cambiado como artista el ser madre?

R: No, ser madre no me ha cambiado como artista. No cambia mi temática, pero sí que me quita mucho tiempo. Antes garabateaba y dibujaba todo el rato, mientras que ahora solo puedo hacerlo en mis ratos libres. Pero una de las cosas más gratificantes que tiene ser madre es que desde el principio he podido enseñar a mis hijos arte, música y cómo escribir. Mi hija ya ha empezado a leer, lo que es divertido, y es increíble con el lápiz, por lo que tengo muchas ganas de ver lo que acaba haciendo.


P: ¿Qué escritores te han inspirado?

R: Me han inspirado muchos escritores a lo largo de los años. De niña siempre tenía la nariz metida en algún libro, e incluso ahora siempre tengo un libro en las manos. Pero tengo que decir que si tuviera que elegir alguno, me quedaría con Diana Wynne Jones, porque me encanta que escriba fantasía divertida. Es serio, la trama es seria, pero sus personajes se dan cuenta de lo divertidas que son las situaciones en las que están y lo comentan. Me encanta Susan Cooper porque es muy buena a la hora de crear la atmósfera. También me me gusta el uso de la voz de M. T. Anderson, es fantástico. Y además Jane Yolen es como un clásico para todos los escritores de fantasía, hace un trabajo genial a la hora de poner cuentos populares en sus historias. Hay un montón de libros de adultos que también me gustan mucho. Obviamente adoro The Time Traveler's Wife, y hace poco leí Crow Lake, Year of Wonders y La vida secreta de las abejas y me encantaron.



P: Eres pintora, música y escritora. ¿Qué llegó antes, la escritura, la música o el arte?
R: Empecé a trabajar como pintora unos dos años después de terminar la universidad. Cuando me gradué fui directa a trabajar para un contratista federal. Era un trabajo de oficina y se portaron genial conmigo; me querían y era como su mascota, pero yo no podía soportar trabajar en una oficina: lo odiaba. Por lo tanto, un día fui y dije: "Lo siento, este es mi aviso con dos semanas de adelanto, dejo esto para ser pintora". Por supuesto antes de eso no había trabajado como pintora, y creo que tampoco era demasiado buena, pero decidí que era el camino correcto. Mi jefe me miró y dijo: "Bueno, Maggie, cuando quieras recuperar tu trabajo, cuando no puedas subsistir, estaré aquí para ti". Y ¿sabéis?, pude subsistir ese primer año sin mirar nunca atrás, y jamás volveré a tener un trabajo en un cubículo.



P: ¿Trabajar en una de esas tres cosas afecta a las demás?

R: Cuando era una adolescente pensaba que tendría que elegir entre escribir, la música o el arte, pero resultó que aunque sea un juego difícil puedo hacer las tres cosas. Por ejemplo, cuando escribí Temblor hice también mis propios fan arts, dibujé muchos lobos y además escribí una pieza instrumental para la novela. Me gusta pensar que es como el poema del ciego y el elefante... ¿alguien lo recuerda? Hay un montón de ciegos que tienen distintos trozos de un elefante y tratan de averiguar qué animal es. Al final llegan a la conclusión de que es un elefante. Creo que escribir, la música y el arte funcionan igual para mí, y los tres describen distintos lados del mismo animal.


P: Dado que el arte es tan importante para ti, ¿qué vistas y sonidos te rodean cuando escribes? ¿Escuchas música? ¿Qué escuchabas mientras escribías Temblor?



R: Definitivamente tengo que escuchar música mientras escribo: no me puedo concentrar si no hay música que me mantenga centrada. Si no es así lo único que hago cuando me siento frente al ordenador es pensar que tengo que poner la lavadora, sacar a pasear a los perros, o ir a comer algo de la masa de galletas que acabo de hacer. Por eso, para mantener el trasero pegado a la silla, escucho música. Y no puede ser cualquier música, sino una banda sonora que haya elegido mientras planeaba la historia y que tenga algo que ver con el tono que quiero darle al libro. Con Temblor, cuando planeaba la historia la primera canción que realmente inspiraba el tono del libro era The Ocean, de The Bravery. Es una canción increíblemente triste, con una letra agridulce sobre perder a tu amante. También escuchaba recopilatorios que tenían canciones de Snow Patrol, Joshua Radin, y unos cuantos cantautores acústicos.

P: ¿En qué estás trabajando ahora?

R: De momento estoy trabajando en la secuela de Temblor, Linger, pero no te puedo decir nada sobre ella porque estropearía el final de Temblor. También estoy trabajando en un proyecto aparte, que se da un aire a Temblor en el sentido de que es una historia de amor con un toque paranormal. Creo que a quienes les haya gustado Temblor les gustará este también.


P: ¿Qué crees que es lo mejor de escribir literatura juvenil?

R: Una de las cosas que más me gusta es poder explorar las relaciones existentes entre los adolescentes y sus padres. Estoy convencida de que los adolescentes son un productor de sus padres, y puedes acabar siendo igual que ellos o hacer la decisión consciente de no parecerte en absoluto. Por eso con Sam quise mostrar por qué era sensible y creativo, de modo que mostré a sus padres adoptivos, Beck y la manada, y todos eran muy creativos y le apoyan mucho, por lo que él crece en medio de esa relación que lo convierte en lo que es. Grace, por otro lado, es muy independiente, y no es suficiente decir que lo es, sino que tienes que mostrar por qué lo es. Cuando ves a sus padres te das cuenta de que están muy ausentes, por lo que básicamente se ha tenido que criar a sí misma.

jueves, 5 de enero de 2012

Los 10 seguidores

¡Por fin ha llegado el día! Ya son 10 los seguidores del blog. Para celebrarlo he preparado una encuesta. ¡Gracias a todos!

miércoles, 4 de enero de 2012

Entrevista a Maggie

He encontrado una entrevista a Maggie Stiefvater subtitulada. En el vídeo habla sobre Temblor. Es de hace algunos años, pero a mi me gustó bastante. Es una entrevista en España y hay partes subtituladas.


Trailers

Para inaugurar el año, escribo mi primera entrada relacionada con los libros. Para todos los que lean mi blog y que no hayan leído la trilogía dejo los trailers de los libros. Así, a parte de las reseñas, puedes ver con más exactitud los vídeos sobre estos. He pensado que eras una buena idea hacer un trailer de un libro y es la primera vez que lo veo. ¡Espero que os gusten!


TEMBLOR



RASTRO



SIEMPRE

martes, 3 de enero de 2012

¡Feliz 2012!

Feliz año a todos. Estoy entusiasmada y muy impaciente a la espera de la película de esta maravillosa trilogía. Además estoy ansiosa por leerme varios libros que me han recomendado. El problema no es leerlos, sino los siguientes:
Primero. Son 13 libros. Tengo que dividirlos en varios años para que me llegue el dinero.
Segundo. ¡No tengo hueco en mi estantería!

Bueno...
Da igual. Me los leeré poco a poco. Creo que voy a empezar por los de Ghostgirl y continuaré por El bosque de los corazones dormidos.

Un beso muy fuerte a los pocos lectores (de momento) y un 2012 lleno de alegría, emociones y mucha mucha suerte. ¡Ah! Y no olvidéis leer todo lo que podáis.